martes, 25 de marzo de 2014

La fiesta del cuento: alimentando sueños

Un día nos llegó una invitación muy especial. Nada menos que una fiesta de los cuentos. RegalaCuento quería regalarnos un sueño colectivo. "Volveréis a ser niños" nos prometieron a las mamás y a los papás, "Venid al mundo de los sueños" invitaron a los pequeños "Habrá cuentos, habrá juegos y juguetes, muchos amiguitos y una rica merienda hecha con el azúcar de la ilusión". Imposible rechazar un oportunidad semejante.

Así que agarré a mis dos terremotos y nos presentamos en la escuela infantil en la que se celebraba la original fiesta. Los peques tenían el día torcido y estaban decididos a hacérmelo pasar mal. Pero con semejante despliegue de cariño y ganas de pasarlo bien, les fue imposible estropearme el momento.

Nada más llegar entramos en una cueva en la que un duende nos esperaba para pintar las caritas infantiles. Daniel no perdió un segundo en perderse en la caverna, pero a Iván le dio respeto y no se aventuró mucho por la casa del duende pintacaras, prefirió practicar sus dotes interpretativas con un piano de juguete que encontró en un rincón.

Mis hijos se negaron en redondo a pasar a la sala del cuento y me costó toneladas de paciencia y dulces palabras convencerles (algunas no tan dulces). Por fin logré sentarlos para oír el cuento que nos tenían preparados. Ronquiditos captó nuestra atención desde el primer momento a fuerza de violín y buen humor. Pronto le acompañó Fabulón en el escenario, gestionador de sueños especiales, "¿Hay adultos en el público? ¡Aquí sólo puede haber niños!" gruñó severamente. "¡Somos niños!" Aseguramos a voz en grito porque no queríamos perdernos detalle. "¡¡Si sois niños demostradlo!!" nos retó. Nos puso delante muchos disfraces divertidos y no dudamos en hacer uso de los sombreros, las máscaras, los antifaces y demás complementos carnavaleros. Daniel cogió una corbata e Iván una mascarita de perrito muy graciosa. Tenía que atarlos corto para que no se me emocionaran y, aún así, estaban dando el espectáculo. Los dos trataban de meterse en el escenario muertos de la risa, mientras su sufrida madre los devolvía al redil tirando de sus piernecillas. Como no podía ser de otra manera, Fabulón reparó pronto en los dos alborotadores y dijo bien alto: "En el mundo de los sueños los niños nunca molestan. ¡Nos encanta que se diviertan!"

Todos los personajes del cuento corrieron una cortina y apareció ante nuestras narices una merienda digna del país de las hadas. Mis terremotos ya habían intentado colarse y hacer una incursión ilegal entre los exquisitos manjares, pero entre los avispados duendes y la mami habíamos evitado tal desastre. Ahora sí que eran libres de degustar a placer las deliciosas viandas que La Galleta Prometida nos había preparado.

Entre las magdalenas, la impresionante tarta libro y las nubes encontramos unas bellas galletas con nuestra foto de cuando éramos niñas. Un detalle precioso, que me desayuné encantada la mañana siguiente.

Pero había más sorpresas para los peques, mientras Iván exploraba el contenido de una caja llena de juguetes, Daniel disfrutaba de un patio de recreo de ensueño. El pequeño no tardó en seguir al mayor y dar un respiro a su madre, que por fin pudo charlar con las otras madres (Attempra, Historietas de mamá, Mimos para mamá, Diario de una madre en prácticas, Chica Perika, El blog de BombonesSer madre ¡toda una aventura!, Todo mundo peques, Cómo llegar a Sebastopol, CríaCríos... ¡Siempre un placer) y admirar el trabajo de tres hermanos emprendedores.

RegalaCuento es una empresa familiar maravillosa que prepara regalos muy especiales con mucho mimo. Su especialidad son los cuentos personalizados para profesoras. Un recuerdo imborrable para aquellas personas que moldean a nuestros hijos en el cole. Pero tienen muchísimo más que ofrecer: Mochilas, talegas, posters... ¡Y muchísimos cuentos para todos!

A los invitados nos regalaron uno que es un tesoro y en mi casa se guarda como tal: "Sueños en la red". En él aparecen nuestras fotografías de cuando éramos pequeñas y nos enteramos de que ya habíamos soñado que nos conocíamos hace mucho tiempo. Un sueño en el que vivimos muchas aventuras y conocemos a Fabulón, un duende jefazo algo gruñón, pero con buen corazón. Ya decía yo que me resultaba familiar...

17 comentarios:

  1. ¡Vaya! ¡Muchísimas gracias! nosotros también lo pasamos fenomenal... únicamente no estoy de acuerdo en una cosa: No recuerdo que ningún niño se lo pusiera difícil a Fabulón... sólo niños pasándoselo bomba! Saludos a todos, del equipo de www.regalacuento.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también recuerdo muchísimos niños pasándoselo bomba. ¡Niños y mayores! :D

      Eliminar
  2. Fue una fiesta muy chula, con una historia fantástica. ¡Genial volver a vernos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo organizaron al detalle. Fue genial verte de nuevo. Espero que repitamos el domingo :D

      Eliminar
  3. Jo nena, tú sí que sabes buscar saraos de los buenos para tus churumbeles...Me mola que te echaran un capote y te dijeran que los niños nunca molestan. Claro que sí, en el fondo están exprimiendo la experiencia!!
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es que son muy divertidos estos eventos para mamis blogueras! Lo mejor, es lo que tu dices, que al estar orientados a familias los niños nunca molestan y te hacen sentir muy cómoda :D

      Eliminar
  4. Fue un placer volver a verte, guapa! Estupendo resumen de lo que allí vivimos. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer fue mío. Algún día tenemos que quedar para un café sin niños y hablar relajadamente jajajaja

      Muchos besos

      Eliminar
  5. Que envidia!!! sana ehhhh. Me apunto a la próxima :-p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síiiii, me encantaría coincidir contigo en uno de estos :D

      Eliminar
  6. Jo, qué chulada todo... Los cuentos, los dulces, las fotos... A mí no me darían ganas de irme. Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me costó mucho convencerles para volver a casa jajaja
      Raúl vino a recogernos y ni con la alegría de ver a papá logramos arrancarles de allí sin que protestaran

      Eliminar
  7. Q chulo!!! cómo te lo pasas...q envidia :-( mi vida entre semana se reduce a sobrevivir: oficina, a casa corriendo a comer, otra vez oficina, otra vez a casa y ya, baños, cena y cuento con el mayor y ... tortura con la papilla de la princesa...
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy duro ser madre trabajadora. Hay que controlar demasiadas variables: curro, colegios, médicos, casa... Buf!!! Interminable y agotador.

      Mucho ánimo guapa!!

      Ojalá empiece a comer mejor la princesita

      Muchos besos!!

      Eliminar
  8. Que chulo el post, no sé como puedes con 2 fierecillas, yo con una y estoy que no puedo, si tuviera dos no sé que haría.........jajjaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando tenía sólo a Daniel era terrible. Con los dos se ha suavizado un poco la cosa ¡Aunque no lo creas!
      A mí me encantó tu post sobre el evento. El montaje del antes, ahora y después es buenísimo jajaja

      Eliminar
  9. Verdaderamente divertido, una clara prueba que el educar atreves del juego a nuestros hijos es una forma efectiva ya que este es un medio infalible para nuestros peques, solo que esperamos a ir a un evento para que esto suceda cuando nosotros mismos podemos incluir actividades en nuestras vidas diarias que nos ayuden a poner limites, darles responsabilidades tareas difíciles para nosotros como padres pero por medio del juego todo se torna mas fácil y divertido por eso leshttp://mishijos.comoeducaraunhijo.com/ comparto unos Videos Gratis para que los revises y sean de tu utilidad

    ResponderEliminar

Me encanta saber lo que piensas.