martes, 24 de noviembre de 2015

Dinópolis, un viaje en el tiempo

Desde que nos dieron las entradas para Dinópolis en Telefónica Flagship Store (dos infantiles gratis y dos de adulto a mitad de precio) teníamos el gusanillo de ir a correr aventuras rodeados de simpáticos dinosaurios. Para mis niños iba a ser un sueño hecho realidad, así que reservamos en un apartamento chulísimos y nos montamos en el coche muy ilusionados.

Los peques no podían esperar al sábado y antes de llegar ya clamaban porque nos presentáramos en Dinópolis. Para ellos que estuviera cerrado el parque a esas horas eran simples excusas. Pero no les quedó más remedio que esperar hasta el día siguiente para que nos presentáramos allí.

Y justo esa mañana tenían el día cambiado: morritos, protestas, lloriqueos... Hasta que no entraron en faena no empezaron a sonreír y a afirmar elocuentemente que se lo estaban pasando pipa. A esas alturas yo ya quería ahogarles, pero toca tragarse el mal humor para no estropear el día.

Los trabajadores del parque eran encantadores. Nada más entrar nos indicaron que estaba a punto de empezar el cine 3D con las aventuras de Turón, un pequeño dinosaurio que se las tiene que ingeniar muy bien para sobrevivir a la era de los dinosaurios.

De ahí saltamos a un fascinante viaje en el tiempo lleno de sorpresas, cuya parada final era una habitación con pintacaras, actividades para niños y un rincón reservado a dinosaurios inventados por guionistas de cine.

Aprovechando las horas de más calor (relativo, porque hacía una frío que pelaba) nos fuimos de cabeza a Dino Park dónde mis hijos se subieron todo lo que quisieron a los triceratops brincones y al castillo hinchable.

A Iván le encantaron los cochecitos prehistóricos. Se montó un montón de veces mientras su hermano hacía el bestia en el castillo porque se pasaba de la altura y no podía subir. Por contra Iván no pudo entrar al cine 4D porque no llegaba a los centímetros requeridos.

Mientras Daniel se adentraba a una parque estilo Jurassic Park con sus gafitas 3D, mi benjamín y yo decidimos recorrer las salas del impresionante Museo paleontológico que alberga el parque. Allí descubrimos impresionantes esqueletos de animales marinos, el dinosaurio más grande hallado en España, el primero, al que llamaron Aragosaurio, un terrrífico Tiranosaurio Rex, los primeros mamíferos... ¡Una pasada!

Allí nos reunimos de nuevo con el resto de la familia e intercambiamos hijos para que yo pudiera ver también la aventura 4D.

Los espectáculos nos parecieron muy originales, interactivos con el público, divertidos... Nos reímos un montón. El más impresionante el del Tiranosaurio Rex Robótico que se mueve y ruge de una forma aterradora. Y en el de Turol Jones las carcajadas se debían oír en Sebastopol. También conseguimos aprobar el examen para unirnos el club de paleontólogos, un tiranosaurio de un documental intentó comernos, nos sumergimos en un sueño del luces y sombras...

Mención especial a la Paleosenda. En la que estuvimos muchísimo tiempo a pesar del frío. Los niños disfrutaron a tope de las cuevas, el circuito de agua, la excavación, los huevitos... Una pena que la Sima misteriosa fuera para mayores de nueve años. A pesar de todo Daniel se atrevió a escalarla un poco.

El parque no es enorme y, encima, un finde semana normal de noviembre y de mucho frío, no había mucha concurrencia, así que nos lo pudimos recorrer sin agobios y repetir en casi todas las atracciones. Los niños estaban emocionados.

Cuando nos fuimos de allí ya nos preguntaban que cuando íbamos a volver.



17 comentarios:

  1. Llevamos tiempo queriendo ir, aunque aún Toin nos parecía peque, pero yo creo que ya para la próxima primavera (x lo de que no haga tanto frío, jajajajaja) podremos ir. Además, están estudiando ahira la Prehistoria, así que le encantará. Y Gololo lo recordará, jajajajaja. Un besazo! Menudos planes chulos guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues les va a encantar! A mí también me parecía Ivan muy pequeño para darle la paliza de ir un fin de semana a Teruel, pero te aseguro que disfrutó cada minuto igual que Daniel. Ahora los dos son expertos jajaja

      Eliminar
  2. Qué divertido!!! Aunque reconozco que yo eso de ir a parques cuando hace frío como que no... Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del frío es un inconveniente, pero vale la pena porque hay poca afluencia y se está muy tranquilo :D

      Eliminar
  3. Yo también los he llevado dos veces. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que para los niños es una visita memorable. Yo también quiero repetir :D

      Eliminar
  4. Lástima que en Teruel haga tantísimo frío porque la visita es guay y tus hijos se lo pasaron en grande. Si vamos algún día a Montalbán, al pueblo de mis suegros, nos podemos plantear la visita, jejeje. besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues vale la pena. Se lo curran muchísimo, sobre todo con los espectáculos. Y los monitores son majísimos. Enseguida te atienden y te ayudan. En mi caso, Iván decidió que quería hacer pis justo en el único sitio donde no se veía un baño, cerca, el museo (hay baños en cada rincón, doy fe) y el vigilante me sacó por una puerta de emergencia para que pudiera acceder a uno cercano y luego me volvió a meter. En otra ocasión llegamos unos minutos tarde para entrar a una atracción que iba por pases y nos invitaron a abrir la puerta y pasar aunque ya hacía cinco minutos que habían empezado... Y todo así

      Eliminar
  5. suena genial!!! Este fin de semana ha hecho mucho frío y claro, vosotros... a Teruel!!! (conocido por su calor, jejeje) pero bueno sarna con gusto ¡no pica! así q pasándolo bien y disfrutándolo todo genial ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo hicimos a posta: frío polar y fin de semana normal = a poquita gente jajaja

      Pero vamos, ¡que hasta nos granizó! Brrrrr

      Eliminar
    2. jejej nosotros estuvimos en Navarra, llegamos el viernes con 19-20 grados, y nos fuimos el domingo nevando ¡es lo que toca! :)

      Eliminar
  6. Hola: menuda suerte que pudisteis recorrer el parque sin agobios de gente y colas interminables... Menos mal que se animaron enseguida y disfrutaron mucho. Lo bueno es que nuestros hijos nuncan pasan frío. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síiii, fue una gran suerte porque, aunque no me achantan ni son motivo de renuncia para mí, no me gustan nada las multitudes. De joven no me gustaba ir a conciertos, sólo por no agobiarme intentando encajarme entre tanta gente jajaja

      Y es verdad que estos chiquitines parece que ni sienten ni padecen cuando se lo pasan bien :D

      Eliminar
  7. ¡Qué bien lo pasasteis! Desde luego que para aprov hará bien el parque es mejor sin aglomeraciones ni colas que a mí me ha tocado en alguno ,concretamente en Orlando y Yo tengo mucha paciencia pero mi marido cero y quería largarse de allí,jaja. Siempre hemos tenido este parque pendiente ,este verano fuimos a Sendaviva y nos gustó mucho,también con espectáculos interactivos ,en uno me tocó hacer de serpiente porque ningún adulto quería salir y yo creo que me vio cara la chica porque fue a por mí por mucho que yo miraba al suelo disimulando, los niños me grabaron y cuando he visto el vídeo se oía a todo dar las risas del papá,jajaja, dice que me metí en el papel, Oye yo digo que para algo uno hizo teatro!!,jaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo tuvo que molar verte en vivo y en directo haciendo de serpiente. Ese vídeo no tiene precio jajaja
      A mi tampoco me gustan nada las colas. Encima mis hijos se portan fatal y cuando por fin llegamos a la atracción yo ya estoy histérica buuuuf. Mi marido tiene más paciencia que yo en estas cosas

      Eliminar
  8. Si que resulta muy interesante tu experiencia, agradezco que la compartas a todos los que aman los dinosaurios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si amas los dinosaurios es una visita imprescindible :D

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.