martes, 17 de abril de 2018

Las historias de terror de Daniel

Mi niño mayor odia los cuadernillos de ortografía y caligrafía. Los odia desde lo más profundo de su corazón. El problema es que necesita hacerla porque su letruja y faltas hacen daño a los ojos. Si seguimos por este camino probablemente le vamos a producir un rechazo a la escritura extremo. Y eso sería una grandísima pena.

Así que hace poco me vino con una solución que podría ser de lo más beneficiosa: Va a practicar escribiendo un libro de relatos de terror. ¡¡Genial!! Fomentamos la caligrafía, ortografía e imaginación. Todo en uno. La motivación está servida. Sólo le he pedido que, por favor, no me meta mucha sangre y tripas en sus historias. A ver si luego voy a tener pesadillas. No os imagináis lo truculento que puede llegar a ser. 

Aquí os dejo algunas de sus historias:

El nuevo Ronin
El ronin llega a Puerto Rico. Justo le atacan por la espalda.
- ¡Yaaaaa! ¿Son?
El samurai dice:
- ¿Sanji?
- Sí, el mismo.
- ¿Cómo es que estás aquí?
- Ni idea.
- Te puedo dejar cobijo.
- Muchas gracias.- Dice el ronin.
Y ¡Yaaaaa! De repente el samurai murió. Y el ronin se fue.

Los asesinos
Un día el ronin vio una selva donde había mucho cadáveres y muchos jugadores. Vio que el que perdía moría. Entonces uno perdió y le atravesaron. El ronin partió los dados y vieron que estaban trucados y mataron al del juego.

El fantasma de Titu
En una aldea había un hombre extraño que tenía un sombrero que tapaba su cara y nadie nunca había visto su rostro. Un errante joven que llegó a la aldea parecía valiente y atrevido y le "proponieron" el reto y claramente fue y le quitó el sombrero y descubrió que era una fantasma. En aquel instante el fantasma agarró al joven y le arrancó la cabeza. Nadie supo nada del joven ni del señor.

El zombi
Durante la abominación y el principio de la tercera guerra mundial los infectados invaden todo y los únicos supervivientes fueron los que antes eran zombis. Todavía no se ha encontrado la medicina pero se ha ¡Aaaaaaah!

A mí, personalmente, me ponen los pelos de punta... Ainsss...

13 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡Se le ocurrió a él solito! A mí también me pareció buena idea :D

      Eliminar
  2. Oye pues mira, lo voy a hacer yo también con los peques, que genial idea. Y muy graciosos los textos, jaja qué imaginación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te funcione con tus peques. Daniel está muy motivado porque fue idea suya jajaja Y, claro, eso siempre le mola más. Es un rebelde sin causa ainss

      Eliminar
  3. Muy buena idea! El fantasma Titu me encanta!!! :D (todos están bien) pero... escojo mi favorito :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ponen todos los pelos de punta pero el del fantasma y el de los zombis los que más jajaja Así que coincido bastante con tu elección :D

      Eliminar
  4. Me parece una idea buenísima! Tanto que creo que te la voy a tomar prestada y no tanto por el tema de la caligrafía, sino porque en cuanto a imaginación se refiere... Nathan va justito jajaja, no es de darle muchas vueltas a las cosas cunado tiene que hacer un trabajo o un dibujo. Así que... enhorabuena por la súper idea!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! La verdad es que se le ocurrió a él. Creo que por eso se lo ha tomado tan en serio jajaja Espero que te sirva con tu peque. Si no le mola puedes probar con un diario. A un amigo de Daniel le sugerí la idea de un diario secreto y por lo visto le ha gustado tanto que escribe todos los días y como es secreto a saber que pone en el cuaderno. Que miedo!! jajaja

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Por quitarse de encima las fichas puso a trabajar las neuronas jajaja

      Eliminar
  6. Pues oye, si le sirve para mejorar la ortografía, que siembre los cuentos de cadáveres si quiere. No coartes su creatividad. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aaaay no que luego se los corrijo yo y te aseguro que su imaginación truculenta no tiene límites aaainss Una vez imaginó una tortura super horrible: meter a la víctima en un agujero, llenarle el cuerpo de cucarachas y matar a las cucarachas a palazos. Jolín que impresión.

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.