Los protagonistas

Daniel

Con él empezó todo. Vino al mundo y cayó en mis inexpertas manos. El pobre tuvo que sufrir mis intentos torpes por convertirme en madre de golpe y porrazo. El caso es que yo nunca fui muy niñera. No me interesaban temas de embarazo, ni de puericultura. Mi primer embarazo no lo asimilé y yo brincaba cual cabrita feliz, cargaba peso como si nada, viajaba sin fin para ampliar horizontes... Y entonces nació. Nada volvió a ser igual. Llegó enarbolando el hacha de guerra. Berreando como un condenado si se le alejaba de su amadísima teta. Durmiendo sólo en mi regazo. Esclavizándome día y noche sin piedad. Yo me preguntaba, cómo una cosita tan pequeña, podía tener tantas necesidades. ¿Pero un bebé no era eso que dormía, comía y ensuciaba pañales? ¡Pues no! Son muy complicados. Y yo lo aprendí a fuerza de prueba error, sentimiento de culpabilidad a toneladas, consejos bienintencionados, máximas e indicaciones contradictorias y muchas situaciones  en las que me encontraba... desesperada. ¡Et voilá! surgió el blog. Mi deseo de desahogarme y el de mi madre de seguir más de cerca a sus lejanos nietecitos dieron lugar a este espacio tan personal.
Las ganas de compartir vinieron después. Cuando descubrí la asombrosa comunidad que se escondía detrás de la blogosfera maternal.

Iván

Con el segundo todo cambió. Entonces sí que fui plenamente consciente de mi embarazo y me emparanoié con que algo pudiera salir mal. Con un peque de un año y medio los sobresfuerzos pueden llegar a ser considerables. Pero los que me llevaban los controles me aseguraban que todo iba bien... Hasta que nació el pequeñín y nos dieron la mala noticia: malformación congénita en la válvula aorta. Consecuencias: Muchísimas según el grado. La de nuestro bebé era severa. Pero un cirujano muy hábil hizo una obra maestra en su corazoncito cuando tenía tres meses y nos devolvió un demonio emplumado. De dormir seis horas seguidas y no decir ni pío en todo el día, pasó a no dormir más de 20 minutos seguidos y a removerse como un lagartijillo. Nos lo reactivaron. Y me alegro mucho, porque sus trastadas de peque me dejan tranquila con respecto a su salud. Ahora está hecho un torito, aunque sabemos que antes de los dies años habrá que intervenirle de nuevo. y que cuando llegue a la edad adulta le espera la operación definitiva en la que le pondrán una válvula artificial.

Criar al segundo hijo cambió mis perspectivas como madre. Apareció la palabra "Espera" en mi vocabulario. Todavía les cuesta asimilarla, pero no les queda más remedio. El sentimiento de culpabilidad se esfumó de repente, empecé a guiarme  por mi instinto y por mis conocimiento y dejé de pensar que el resto del mundo sabía más que yo sobre la maternidad. Y ese cambio me ha hecho mucho más feliz. Me ha permitido disfrutar aún más de mis hijos.

El Papá feliz

Raúl fue el que, no sé como, me convenció para iniciar esta aventura. Gracias a sus locas ganas por ser padre están aquí mis dos revoltosos. El día más feliz de su vida fue cuando le anuncié vía Skype que por fin vería cumplido su deseo. ¿Y por qué no se lo dije en persona? Porque el listo se fue de estancia a EEUU y se perdió gran parte de mi embarazo. Eso se lo haría pagar muy caro en mi segundo embarazo, donde mi hormona dislocada no le dejó vivir. Los partos los presenció en primera fila. Desde el principio vivió la paternidad intensamente si preocuparse de tontos errores, de si lo estaba haciendo bien o mal (¿cómo iba él a hacer algo mal? ¡Imposible!), cuidando de los peques alegremente y poniéndose serio siempre que la ocasión lo requería, incluso con la madre cuando se ponía histérica. El nos cuida a los tres sin cuestionarse dilemas de conciencia, ni métodos de crianza. Cuando le conté que estaba escribiendo un blog, se vio en la necesidad de supervisarlo, algo que le agradezco profundamente, aunque muchas veces no haga caso de sus críticas y comentarios. Por mucho que proteste seguirá saliendo en pijama en las fotos.

La madre desesperada

Y aquí estoy yo, Dácil. Desesperada porque la maternidad me arrolló sin piedad, porque los pilares en los que pensaba delegar ya no se acordaban de cómo era eso de criar hijos, porque no lograba entender a un bebé de meses, porque sentía que el instinto maternal se había saltado mi cerebro, porque hay veces que no sé cómo enfrentar según qué situaciones, porque mis hijos son más listos que yo...

Pero feliz porque mi familia llena mi vida, me hace feliz, me enseña muchas cosas todos los días y me hace más fuerte.

La maternidad se ha convertido en la aventura más emocionante y maravillosa de mi vida.

30 comentarios:

  1. he conocido tu blog a través del de Katy Esteban y me ha encantado reencontrarme aquí con Raúl, un antiguo compañero de facultad :) A ver si me hago seguidora y así estoy al día de vuestras andanzas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que pequeño es el mundo de la blogoesfera!!! Jajaja
      La hablé a Raúl de tu comentario y se ha alegrado mucho al saber de ti.
      El blog de Katy es increíble ¡Vaya tartas y galletas!! Es una repostera de alto nivel :D
      Si te animas a hacer un blog avísame. Me encantaría conocerlo

      Eliminar
  2. de momento no me planteo el blog, de hecho, no se ni de lo que hablaría, porque actualmente mi vida se limita básicamente al trabajo y a mis 2 hijos (por cierto, mi chiquitín se llama Daniel). Además, no se como conseguís la energía para poneros a escribir después de un día agotador, que a mí, por lo menos, cuando llegan las 21.15 y he conseguido acostarles, la neurona sólo me da para perder el tiempo en internet a la vez que intento seguir el hilo de lo que estemos viendo en la tele jeje

    besos a todos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Te entiendo. No te dejan tiempo para nada. Es que soy muy fiki y me puede el vicio al sueño ;)

      Muchos besos!!

      Eliminar
  3. Vuelvo en otro formato, espero que sea el definitivo.
    Me encanta como has definido a toda la familia y me he reído mucho con lo de "por mucho que proteste seguirá saliendo en pijama en las fotos", ja ja..pobre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa!! Me alegro de verte de vuelta. Me encanta tu nuevo blog. Vuelve a ser personal. Se te echaba de menos...

      Eliminar
  4. Que paz, que alegria es leer que no soy la unica madre desesperada y que no nacio con la maternidad en la mente, sino que tuve que cultivarla y aprender a amarla de a poquito, tantos momentos de ese maldito sentimiento de culpa que me hace llorar por todo y por nada, que me hace pensar que no meresco ser madre, y que despues se va, como si nunca hubiese existido, es todo tan desquisiado en esta labor de crianza, que leerte me alivia....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo me alegro! Otra de las mías! Es que te engañan con eso del instinto maternal y luego nos parece que todo lo hacemos mal. Y no es así. Para nuestros hijos somos las mejores madres del mundo :D

      Ánimo con la crianza de tus peques. Se va aprendiendo a medida que hacemos camino jajaja

      Eliminar
  5. Me encanta este relato.
    Y vistos así en fotos me doy cuenta de que Daniel es entero su padre e Iván su madre, que pasada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, guapa.

      Es que nos repartimos bien los genes jajaja

      Eliminar
  6. Hola! Mi crítica es q esto no cumple el ejercicio xq no es una presentación corta como explica el libro... Yo tb tengo una presentación larga en mi blog xo no cumple lo q dice el ejercicio x eso hice el ejercicio y lo puse en el archivo del grupo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tienes toda la razón. Lo que pasa es que no quería publicar en el blog dos. Puedo escribir directamente en el archivo una presentación corta para ajustarme al capítulo del libro :D

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Es que la maternidad nos coge un poco desprevenidas jajaja

      Nadie nos prepara para esto!!!

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho tu elevator pitch (el de FB), es corto, es claro y muy descriptivo. Besos!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Me alegro mucho de que te haya gustado :D

      Eliminar
  10. Jo, no había visto este espacio en le blog sobre los protagonistas..me ha encantado!!! aiss y no sabía nada de lo de Ivan, mucho ánimo, se nota q esta genial x lo terremoto que es!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!!

      Por suerte Iván evoluciona muy bien. Nadie diría que tiene una cardiopatía con lo terremoto que es. Y yo lo agradezco porque me quita muchas preocupaciones verlo tan trasto jajaja

      Eliminar

  11. Hola, somos padres de 4 niños, de los cuales, las 2 ultimas son mellizas y mi marido Alfonso ha creado la siguiente petición en Change.org:

    "Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad: Becas de comedor para familias numerosas."

    Estamos intentando conseguir más 250.000 firmas para hacer llegar la propuesta al Ministerio y necesitamos todo el apoyo que podamos conseguir.

    Puedes leer más y firmar la petición aquí:
    https://www.change.org/p/ministerio-de-sanidad-servicios-sociales-e-igualdad-becas-de-comedor-para-familias-numerosas?recruiter=491295050&utm_source=share_petition&utm_medium=email&utm_campaign=share_email_responsive

    ¡Gracias de antemano a todos!
    Un Saludo
    Rossanna y Alfonso
    Telf. 659765798
    Almudena (2012)
    Álvaro (2014)
    Macarena y Covadonga (2015)


    ResponderEliminar

  12. Hola, somos padres de 4 niños, de los cuales, las 2 ultimas son mellizas y mi marido Alfonso ha creado la siguiente petición en Change.org:

    "Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad: Becas de comedor para familias numerosas."

    Estamos intentando conseguir más 250.000 firmas para hacer llegar la propuesta al Ministerio y necesitamos todo el apoyo que podamos conseguir.

    Puedes leer más y firmar la petición aquí:
    https://www.change.org/p/ministerio-de-sanidad-servicios-sociales-e-igualdad-becas-de-comedor-para-familias-numerosas?recruiter=491295050&utm_source=share_petition&utm_medium=email&utm_campaign=share_email_responsive

    ¡Gracias de antemano a todos!
    Un Saludo
    Rossanna y Alfonso
    Telf. 659765798
    Almudena (2012)
    Álvaro (2014)
    Macarena y Covadonga (2015)


    ResponderEliminar
  13. No había visto esta página, encantada de conocer a la familia!! :D

    No te preocupes, a mí me ha pasado como tú, lo peor fue el primer hijo, qué sustos y sobresaltos me he dado yo!! Pero ya ha pasado jejeje ahora estoy más tranquila y consciente de la realidad. Y a disfrutar de la maternidad se ha dicho ;)

    Besiitos a tus niños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A disfrutar!! jajaja
      Aunque también a sufrir, porque estos peques... ¡vaya sustos nos dan!
      Esto de la maternidad no es como la pintan y luego pasa lo que pasa ainsss

      Eliminar
  14. Acabo de conocer el blog gracias a Julia de Bebe a Mordor, y no puedo estar mas agradecido. Me lo estoy pasando bomba leyendo y conociendo otras experiencias. Ya tienes un fan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Me alegro que de que te gusten nuestras aventuras y desventuras jajaja
      Julia es fantástica!!! Me encanta como difunde el ocio alternativo en familia. Besos!!

      Eliminar
  15. soy de chile y acabo de entrar en tu blog... sólo una consulta mi hijo de casi 6 años no lo he podido sacar de nuestra cama ¿ cómo lo hicistes con Iván.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! Lo cierto es que Iván nunca ha querido dormir en nuestra cama porque al nacer lo metieron en una incubadora quince días. A los tres meses los operaron y estuvo otros quince días ingresado durmiendo solito, así que se acostumbró a tener el espacio todo para él y no soportaba que te tumbaras a su lado. Eso hizo que las noches fueran aún más infernales porque quería que lo tuvieras en brazos y de pié. Ainsss El horror. Daniel sí que estuvo en nuestra cama, pero no nos costó nada que se fuera a su cama cuando fui con él a comprar sus sábanas de cama de niño mayor. Como era SU cama y SUS sábanas el resto no podíamos ni sentarnos encima. Si es que cada niño es un mundo!! A los seis años aún son pequeños y tienen mucho miedos, pobrecito. A lo mejor si le compras unas sabanas elegidas por él y le dices que tienen el poder de protegerle y darle sueños bonitos... Ni idea lo que funciona con uno no funciona con otro. Esto de criar es muuuuy difícil. Besos

      Eliminar

Me encanta saber lo que piensas.